SB 9.8.11

sva-śarīrāgninā tāvan
mahendra-hṛta-cetasaḥ
mahad-vyatikrama-hatā
bhasmasād abhavan kṣaṇāt
Palabra por palabra: 
sva-śarīra-agninā — por el fuego que emanó de sus propios cuerpos; tāvat — inmediatamente; mahendra — por las tretas de Indra, el rey del cielo; hṛta-cetasaḥ — privados de su conciencia; mahat — a una gran personalidad; vyatikrama-hatāḥ — vencidos por el pecado de insultar; bhasmasāt — reducidos a cenizas; abhavan — fueron; kṣanāt — inmediatamente.
Traducción: 
Por la influencia de Indra, el rey del cielo, los hijos de Sagara habían perdido la inteligencia y faltaron al respeto a un gran personalidad. Debido a ello, fueron reducidos a cenizas por el fuego que emanó de sus propios cuerpos.
Significado: 

El cuerpo material es una combinación de tierra, agua, fuego, aire y éter. Dentro del cuerpo hay fuego, y por experiencia práctica sabemos que su temperatura puede aumentar o disminuir. El fuego interno de los cuerpos de los hijos de Sagara se hizo tan intenso que todos ellos quedaron reducidos a cenizas. Ese aumento en la intensidad del fuego se debió a su mal comportamiento ante una gran personalidad. Esa mala conducta recibe el nombre de mahad-vyatikrama. Por insultar a una gran personalidad, fueron quemados por el fuego de sus propios cuerpos.